jueves, 28 de octubre de 2010

Palabras y palabras

R: Anda Apolo, vamos que ya es tarde...
A: ¿Ya has encontrado a tu novio?
R: *Suspira* Sí, sí, estaba en el coche...
A: Tienes mala cara.
R: ¿Y qué quieres?
A: No sé, ¿qué piensas?
R: *Estoy rabioso, quiero tirarme al suelo y llorar, pero no sería muy maduro por mi parte tener una pataleta a estas alturas* No pienso, estoy jodido. Simplemente.
A: Venga, Rowan… *Le abre los brazos*
R: *Se deja abrazar, no tiene fuerzas para negarse* Es peor que tú Apolo. Al menos tú eres transparente, evidente… él es incapaz de reconocer nada y…
A: Rowan, yo no quiero daros problemas. Te lo juro, en serio…
R: Si lo sé, lo sé. Además… qué tontería, ¿no? Es sólo un juego.
A: Sé que no lo ves así. Sé que todo esto… te remueve *Se ríe* Eres demasiado listo, te das cuenta de muchas cosas… ¡más cosas que yo!
R: Hay cosas que nunca cambian.
A: Antes no pensabas que él era peor que yo...
R: Sois tal para cual.
A: No es cierto, Rowie. Lo sabes. Si no le hubieses elegido a él… las cosas hubiesen sido tan distintas…
R: No me hagas reír... hubiese sido tu Ángel. Hubieses descubierto conmigo que no estás hecho para eso que la gente llama ‘amor’. Mucha buena voluntad al principio que luego ya sabes cómo acaba… celos, cuernos y discusiones.
A: Ya…
R: Es lo que hay Apolo, hay que quererte como eres.
A: *No me atrevo a preguntarte si vosotros me queréis así* *Asiente*

R: ¿Crees que le sentaría bien que nos liásemos tú y yo?
A: *Se encoge de hombros* No iba a sentarle mal, ¿no?

R: A tí seguro que no te sentaría mal estando en su lugar... *se ríe* Qué pena, casi te conozco mejor que a él...
A:  No soy muy complicado, ¿verdad?
R: Venga, vamos al coche. Apóyate en mí.
A: Sí mamá...
R: Eres imbécil.
A: Bueh, como castigo mañana me dolerá la cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario