jueves, 28 de octubre de 2010

Ícaro (profile)

(Base de YumeStudio)
 

DATOS PERSONALES:
Nombre: Ícaro
Ocupación: Gestión de cuentas publicitarias
Rasgos: Alegre, maniático de la limpieza y organizador nato.
Físicamente: Rubio con ojos de un castaño muy claro. Tal vez lo que más llama la atención de él es que es muy pequeñito, de complexión media y piel morenita.
Adora: Las tortitas (al ser posible con chocolate), las gafas de sol y su casa de la playa.
Detesta: A las lobas que quieren levantarle el novio.
Relación con otros QAV: Es amigo con derecho a roce de Leo. Amigo de Ryu e Ian. Jefe de Ian y Abraham.

HISTORIA:
Ícaro es el típico niño de papá guapo, con buena cuna, buenas maneras, ropa cara… nunca le ha faltado de nada. Pero no todo el monte es orégano, e Ícaro nunca terminó de tener contentos a sus padres por diversos motivos.
Para empezar, de pequeño fue siempre un niño muy raro. No sentía interés por el deporte, no le gustaba jugar a pelearse o echar partidos con los otros críos. Le gustaba jugar con muñecas, y era algo que desquiciaba a su madre. Al pobre nunca le compraron una, pero supo ganarse a las pequeñas del parque para que le dejasen las suyas (para un niño que quería jugar a mamás y papás había que cuidarlo). Cuando empezó a estar en edad escolar la empresa de su padre aún andaba dando sus primeros pasos y la economía familiar no podía permitirse un colegio privado, de manera que acabó en uno público (cosa que sus padres considerarían para siempre un craso error: la enseñanza gratuita echó a perder a ese niño suyo que ya había dado señales de necesitar una corrección severa). Allí conoció a los que serían sus dos mejores amigos: Dalia (con la que compartiría piso pasados algunos años) y Ryu (que era el típico niño ‘rarito’ del que los demás se alejaban como si tuviese la peste, blanco de gran cantidad de burlas siempre orientadas hacia lo mismo).
A Ícaro ya con trece añitos empezó a hacerle gracia el profesor en prácticas de educación física… gracias a Ryu asumió el concepto de que no puede haber nada peor que un gay triste, así que se animó a salir más, a ligar, a conocer cosas nuevas… no tardó en convertirse en un chico mono, popular y con mucho éxito. Hasta que un día se cruzó en el camino del chulazo entre chulazos (Leo), pero esa ya es otra historia…

PALABRAS:
Iq: Ryu, ¿tú cómo supiste… ya sabes, que eras gay?
R: ¿Cómo que cómo lo supe? Lo sabe todo el instituto, todo el barrio… ¡todo el mundo que me conoce! ¿Cómo no iba yo a saberlo? :__D
Iq: Ya veo…
R: Yo no siento nada en especial, si te refieres a eso, no sé. Me gustaría tener un novio, pasear juntos de la mano… esas cosas. ¿Por qué lo preguntas?
Iq: Oh, no, nada en especial… :__D
R: Venga, dímelooooooooooooo…
Iq: Que no, que no hay nada que decir.
R:  ¿Viene un test para saber si eres gay en una de esas revistas pijas de moda que lees tú? ¿Es eso?
Iq: ¿Qué dices?
R: Hala, déjame hacerlo o3o
Iq: ¡Pero que no viene nada de eso, joder! ¿Cómo iban a poner un test para…?
R: Pues oye, en la SuperPop del mes pasado venía.
Iq: ¿Qué dices? ¿En serio?
R: Pues sí, claro…
Iq: ¿Lo hiciste?
R: Me salió que soy una reina… nada nuevo.
Iq: Humm… ¿tienes todavía la revista?
R: ¿Qué?
Iq: ¿La has tirado?
R: Pues juraría que no… ¿pero para qué coño la quieres tú ahora?
Iq: Quiero hacer el test ú3u
R: Prf, no seas crío, es psicología barata de tercera categoría… ¡no sirve para nada!
Iq: Pues contigo acertó ¬¬
R: Oye, un momento, encanto… ¿a qué viene todo este rollo?
Iq: …
R: HA-LA.
Iq: ¿Qué?
R: ¿Crees que eres gay?
Iq: ¿Qué? ¡No, claro que no!
R: Sí, sí, sí, te lo he visto en los ojos…
Iq: Pesao que eres :__D
R: ¿Quién te gustaaaaaaaa?

IMAGEN:

Ícaro (izquierda) e Ian (derecha) visitando a un cliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario