lunes, 30 de diciembre de 2013

10 cosas sobre... Rischa

Musik
Jae con 19 añitos y Rischa con 17. Haciendo un poco de música a dúo...

  1. Nació en una familia pobre que vivía en los suburbios de una ciudad controlada por mafias.
  2. Se crió entre burdeles y casinos, por lo que que su nivel cultural es bastante elemental, cosa que le rechina terriblemente a Azafrán (y dicho sea de paso, no tiene la paciencia de ilustrarlo, por lo que el pobre no es que avance mucho en ese sentido).
  3. Es autodidacta en lo que a tocar la guitarra se refiere y le gusta cantar*. Cosas que Azafrán tampoco soporta.
  4. Aunque parezca que, en general, Azafrán no lo aguanta… en realidad tienen una relación muy cordial, son muy buenos amigos y confían plenamente el uno en el otro. Auténticos socios, en las alegrías y las penas.
  5. Es un gran tirador, con muy buena puntería. Habilidad que afinó trabajando como mercenario y que aún, hoy en día, le ha salvado de más de un aprieto. Eso sí, cuanto más lejos pueda estar del objetivo, mejor… no tolera demasiado bien ver sangre.
  6. Si algo se le da mejor que los rifles, son las cartas y las fichas. Sobre todo si la suerte de uno depende más de la perspicacia que del azar.
  7. Lleva muchos años fumando, sin intención de dejarlo.
  8. Es heterosexual, pero su atractivo ha levantado pasiones entre hombres y mujeres.
  9. Básicamente le gusta comer, beber, dormir y ligar. Intenta evitar los conflictos o asuntos problemáticos, porque ya se metió en problemas suficientes cuando era adolescente y malvivía de la pillería.
  10. Tuvo un graaaaaaaaaaan amor allá en su juventud, pero es un tema del que no le gusta hablar (porque nunca ha dejado de hacerle daño).



*¿Queréis saber cómo suena su voz? Pues no es posible porque es un personaje que está en mi cabeza y lo más corpóreo que tiene es un muñeco de resina (jejeje, me quedé con vosotros). Y ahora en serio, siempre que lo imagino tocando me acuerdo de esta canción: "Lead MeHome" - Jamie N. Commons. Supongo que cualquier fan de “Firefly” sabrá apreciar la estrecha relación que hay entre el country y las aventuras espaciales.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Dicen que las chicas decentes...



Dicen que las chicas decentes...



... no posan para artistas.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Betelgeuse

Uno de los mitos cosmogónicos más antiguos de la Galaxia,
que cuenta el origen del Pueblo Sagrado...




Hace mucho, mucho tiempo, cuando los astros aún eran jóvenes, surgió en un planeta acogedor y hermoso la más justa y próspera de las civilizaciones. Su buena ventura y su éxito serían legendarios durante generaciones.

Pero un buen día todo comenzó a cambiar. Su sol se apagó poco a poco, sumiéndolo todo en la más fría y dura oscuridad. Las plantas perdían su color días tras día hasta morir. Los animales enflaquecieron y enfermaron, sus cuerpos se quebraron como el cristal y desaparecieron en la eterna noche.

Hubo una gran Asamblea. Todos los pueblos que habitaban aquella tierra se reunieron para encontrar una alternativa al amargo final que se avecinaba.

- La situación es insostenible. Si no le ponemos remedio, no tardaremos mucho en perecer todos, ya sea el hambre o el frío lo que nos derribe primero. Uno de nosotros debe alcanzar el Palacio del Rey de los Cielos y conseguir que la luz vuelva a brillar para nosotros.

- ¡Ese palacio no existe! El Padre de todos los Vientos nos ha castigado y no hará nada por salvarnos.

- Claro que existe. Se alza detrás de las más altas cumbres, entre las nubes, más allá del horizonte por el que antes nacía el sol.

La discusión fue tan larga como inútil. Era totalmente imposible llegar a un acuerdo. Incluso los hombres más fuertes y veloces estaban dudosos o tenían miedo. Nadie quiso embarcarse en un viaje siniestro y peligroso en busca de un milagro incierto. Preferían encerrarse cobardemente en sus casas, lamentándose, esperando que la  negrura terminase de engullirlos de una vez por todas.

Pero aquel talante pesimista y temeroso no iba en absoluto con la joven Betelgeuse. Presente en la Asamblea, había escuchado con esmerada atención uno y cada uno de los argumentos cruzados en el debate. Todos tenían su pequeña parcela de razón y buen puñado de argumentos coherentes para defenderla. Pero no sabían qué hacer con ello salvo discutir. Y discutir era una pérdida de tiempo. Las palabras se las tragaba la noche, hasta el último eco se perdía transformándose en sombra. El día en el que todo terminase se acercaba, y merecía la pena intentar ponerle remedio.

Eso pensaba Betelgeuse mientras recogía sus cosas. No se sentaría en una esquina a esperar a que la noche se echase sobre ella hasta asfixiarla, mientras el frío le roía los huesos desde dentro. No. Saldría allá afuera y avanzaría, siempre hacia delante. Su viaje la llevaría a través de la tierra, del agua, del aire. Más allá de la línea donde el cielo y el suelo se acarician, hasta lugares que nadie pisó jamás.

Sus padres nada más supieron de su decisión intentaron disuadirla, pero su propósito era firme y tenía fe ciega en la necesidad de su marcha. Sabiendo que no atendería a razones, su padre decidió darle una daga ligera, fuerte y afilada. Protegería a Betelgeuse en los peligros del viaje. Consciente de que sus llantos no ablandarían a la voluntad resuelta, su madre decidió prepararle un pan muy especial: denso, nutritivo y reconstituyente. Se mantendría fresco y rico aunque pasasen muchos días, y así, alimentaría a Betelgeuse durante las escaseces del viaje. De este modo provista, la joven echó a caminar a través de la oscuridad sin fin. Sus únicas fuentes de luz eran una lámpara de aceite y un mechero. Pero no necesitaba más. Su camino no era difícil de adivinar; bastaba con perseguir el viejo trazado que dibujaron en el pasado los rayos de un sol que ya no estaba allí.

Día tras día, el cansancio y el hambre iban haciendo mella en su cuerpo. Pero el ánimo de Betelgeuse se mantuvo inquebrantable. Atravesó bosques, vadeó ríos y escaló montañas. Sólo disminuyó su ritmo infatigable una noche especialmente cruda de tormenta, en la que parecía que todos los elementos se hubiesen puesto en pie de guerra para detenerla. Trastabilló, dio tumbos torpemente, levantándose una vez tras otra.

- Ven conmigo – oyó una voz –. Te daré cobijo por esta noche. No tienes nada que temer.

Betelgeuse avanzó a tientas tras el extraño. No tardaron en llegar al cobijo de una pequeña y acogedora cabaña. En la chimenea, el fuego se avivó con la nueva leña y la joven pudo ver a un hombre grande y robusto. Pero a pesar de su vigor, su mirada estaba marchita y vacía. Como la de muchos, su esperanza había desaparecido junto con el último rayo de luz.

- He oído hablar de ti. La muchacha en busca del Palacio del Padre de todos los Vientos. ¿Crees que de verdad existe? Yo no sé qué pensar… he oído tantas historias. Tal vez sean ciertas. Si es así, deberás atravesar las montañas, avanzando siempre de cara al viento. Si tienes suerte la nieve hará que tu camino sea más claro y seguro. Al final de las montañas, llegarás a un acantilado profundo… tienes que sortearlo como sea. El lugar que buscas está al otro lado.

Y así lo hizo la muchacha a la mañana siguiente. Avanzó por las montañas, con muchas penas y dificultades porque el viento siempre soplaba contra ella, pero sin perder ni un momento. La nieve era fría a la piel, pero brillante y acogedora para unos ojos mucho tiempo perdidos en la oscuridad. Reflejaba con su iridiscencia helada hasta el más pequeño destello de luz. Y aquello reconfortaba a Betelgeuse, que cada vez se sentía más desamparadamente sola.

Pasaron siete días hasta que por fin encontró el acantilado que se abría frente a ella. Era ancho y muy escarpado, tan profundo que resultaba imposible divisar el fondo. No podría saltar ni bordear aquella grieta que abría una herida en la tierra hasta donde alcanzaba la vista. Se sentó a reflexionar. Debía encontrar la forma de llegar al otro lado…

Pero de pronto sus pensamientos se vieron interrumpidos por unos sollozos lastimeros y borrosos, que se abrían paso hasta ella entra las rocas. Betelgeuse se levantó y siguió la dirección de los quejidos hasta dar con dos pequeñas criaturas, frágiles y delgadas, que se lamentaban amargamente.

- ¡Mi hermana está enferma! – decía una – ¡Tenemos tanta hambre! ¡No nos quedan fuerzas ni tan siquiera para llegar a casa!

Betelgeuse se arrodilló junto a ellas y les dio el último mendrugo de pan que le quedaba. Fue más que suficiente para aquellas criaturillas flacas, que engulleron con avidez hasta la última migaja.

- Has sido muy buena y generosa. Dinos, ¿qué podemos hacer nosotras por ti?

- Ahora que ya no tenéis hambre, quiero que sigáis vuestro camino y regreséis a vuestro hogar. Yo he llegado demasiado lejos buscando el Palacio del Rey de los Cielos, y ahora sé que jamás lo alcanzaré. No tengo víveres ni fuerzas para continuar. Ni para regresar a casa. Su pongo que me sentaré aquí, con mi lámpara, a esperar hasta que la última luz desaparezca.

- ¡De eso nada! Nosotras somos Siroca y Lebeccia, vientos del sudeste y del suroeste. Podemos ayudarte a llegar al Palacio de nuestro padre. Pero para ello necesitarás alas. Nosotras te construiremos unas.

Y se pusieron manos a la obra, confeccionando en un momento las mejores y más hermosas alas artificiales jamás vistas. Ayudaron a Betelgeuse a sujetarse bien las correas sobre el pecho y le dijeron que atravesase el acantilado y siguiese volando en línea recta sin parar.

La muchacha tardó un poco en adaptarse a sus nuevos miembros mecánicos, pero poco a poco fue cogiendo altura y haciéndose con el control de las prótesis voladoras. Se despidió de sus dos nuevas amigas, que le había dado literalmente alas a su misión.

Voló, voló y voló hasta que, exhausta, se detuvo a descansar en una nube. Avanzar a tientas por el cielo resultaba mucho más difícil que hacerlo por la tierra. Además, la sensación de soledad era cada vez más desoladora… empezaba a dudar acerca de su rumbo cuando notó una menuda presencia aleteando a su alrededor. La primitiva ave de seis alas graznó con una voz aguda y sibilante:

- El camino correcto, tú lo sigues. Reponer fuerzas, lo necesitas. Las dos tinajas para ti son. Agua de frutas y gachas de nubes rojas.

La criatura voló y se posó junto a las dos vasijas de las que había hablado. Estaban repletas de las más extrañas y revitalizantes comidas y bebidas que Betelgeuse hubiese probado jamás. Alimento de dioses. Pensó con ternura en los pobres vientos, condenados a correr a ras de tierra y a tomas alimentos mundanos y vulgares.

- No dejes de volar. Hacia el este, donde el cielo clarea. Ya muy cerca. Rendirte no, no debes. Muy cerca.
Y entonces abrió sus alas y planeó. Betelgeuse la siguió, hacia el este, y no tardó en ver la claridad de la que hablaba. Era una luz proveniente del Palacio. Una construcción etérea e inverosímil se alzaba ante sus ojos, ingrávida y cristalina como el éter. Su compañero anunció la llegada de la muchacha y fue conducida hasta la Sala del Trono, espaciosa y brillante, de contornos desdibujados de niebla.

- Señor – musitó Betelgeuse cabizbaja –. Necesito su ayuda. Mi pueblo si muere. La vida en mi planeta se marchita sin luz ni calor… necesito hacérselos llegar…

Entonces el Rey de los Cielos, el Padre de todos los Vientos, habló:

- Ninguna criatura viva en este mundo es capaz de llevar la luz; es un milagro reservado a los cuerpos celestes. Sólo una estrella podría devolverle la luz a tu mundo.

Betelgeuse se arrodilló, suplicando por una solución. Había recorrido la Tierra y el Cielo y no podía volver con las manos vacías. Tal era su dolor que el Rey de los Cielos se apiadó de ella.

- Sólo hay un lugar lo suficientemente noble, bajo el pecho. Convertiré tu corazón en polvo de estrellas, pero no podrás volver a tu hogar. Detente sólo cuando hayas recorrido la mitad del camino, ni más cerca, ni más lejos. Si te acercas demasiado a los tuyos la nueva estrella nacería demasiado cerca de ellos y los abrasaría sin remedio. Debes pararte en el momento justo y sacar el corazón de tu pecho, pero ten cuidado. Si algo te pasase, su luz se apagaría junto con tu vida y todo tu viaje habría sido inútil.

- Sacar… mi corazón...

- Sí. Una vez lo hayas liberado, arderá en el cielo por siempre, dará luz y calor a todas las formas de vida que conoces y a otras que nunca llegarás a ver, presentes y futuras.

- Así sea. Que mi vida arda e ilumine para siempre los corazones de los demás.

La muchacha no tuvo miedo. Tampoco sintió dolor. Aunque no podía verlo, sí podía sentir la transformación bajo su pecho: su corazón era ahora más ligero y brillante. Se despidió apresuradamente y partió de nuevo hacia la tierra, dejando atrás las nubes. No había tiempo que perder. Cada instante de oscuridad, su mundo estaba un poco más frío, un poco más quieto. Un poco más muerto.

Con el viento a su favor, las alas no tardaron en llevarla al lugar adecuado. La mitad del camino entre su pueblo y el Palacio. Había llegado el momento, por fin se acababa su viaje. Un viaje largo y confuso, lleno de dificultades. Uno que nadie olvidaría jamás.

Sacó de su cinto la daga que tiempo atrás le había dado su padre. Le había llegado su turno. Llegó a pensar con amargo regocijo que aquella hoja, corta y ligera, era el filo más adecuado para volverlo contra uno mismo. Fue rápido y sencillo. Desgarrador o indoloro, ella nunca hubiese podido decirlo. Porque todos sus sentidos se vieron abrumadoramente sobrepasados por el refulgente haz que brotó de su pecho. En ese mismo instante, Betelgeuse supo que no moriría nunca, sino que viviría para siempre en un lugar privilegiado, como una de las estrellas más grandes del firmamento.

Pero no sólo eso. Cuentan que, con cada latido, el polvo de estrella se extendió también por la sangre de la muchacha, dándole la capacidad de brillar. Por ello, cada una de las gotas que cayó de su pecho ascendió también al cielo, salpicando toda la bóveda celeste de estrellas. Día o noche, el corazón y la sangre de Betelgeuse están ahí para iluminar a quien alza sus ojos al cielo. Y arderán por siempre, hasta el fin de los tiempos.


Por eso se dice que el Pueblo Sagrado, tocado con la luz de Betelgeuse, tiene aún hoy la sangre y el corazón de un color distinto. De un color sin igual, que no puede compararse con la linfa de ninguna otra criatura viva. Ni siquiera con otra tonalidad existente en el cosmos, dado que es viva, densa y ardiente como la lava, pero no es amarilla o roja en absoluto. Está más allá de lo que cualquier espectroscopio haya conocido, y si embargo se han hecho muchos símiles: unos lo comparan con el hielo, otros con el nácar. Añil, blanco, plata o irisado, ¿cómo definirlo con justicia? Si a mí se me preguntase… diría que es el azul con el que brillan las estrellas más poderosas del Universo.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Un hombre y su rifle

gun1

Un hombre y su rifle.

gun2

gun3

Bueno...

gun4

gun5

... quizás un rifle no sea lo más importante en la vida de un hombre.

gun6

viernes, 6 de diciembre de 2013

Una más

Azafrán volvió hacia aquél rincón en el que la médico seguía hablando entre susurros ininteligibles de otra lengua con su reencontrada compañera artificial. La loba observaba el reencuentro expectante, meneando la cola.

- Verás, como bien ha dicho mi compañero, la idea de quedarte aquí es candidata favorita a la peor idea del siglo. Te buscarán y te encontrarán sin problemas. Esconderte aquí y entregarte es la misma mierda. Y, si no quieres eso, deberías venir con nosotros. Somos tu única opción – Azafrán sopesó por un instante el sentimiento de duda que le devolvían aquellos ojos turquesa sin pupila –. Sí, sé lo que piensas. Podríamos detenerte y entregarte. No es que sea una idea sin fundamente, pero no son esas nuestras intenciones en estos momentos. Tendrás que darnos un voto de confianza.

TinHinan agachó la cabeza, sacudiéndola en un gesto poco convencido.

- No tengo nada que ofreceros a cambio. Na-da. No quiero estar en deuda con…

- ¿No eres médico? – Rischa se apresuró a interrumpir.

- Lo soy.

- ¡Pues con eso nos pagarás! – en boca del muchacho las cosas siempre parecían fáciles – Nos acompañarás y trabajarás para nosotros, remendándonos lo que haga falta. ¿Eso te parece bien?

- Es un trato justo – apuntó la piloto, en apoyo a su socio.


***


Ayudados de un carro recogieron las pocas cosas que TinHinan llevaba consigo y se dirigieron al muelle en el que el transbordador esperaba, rellenando su vientre de combustible.

- Bienvenida al Flying Mariposita – Azafrán esbozó una sonrisa de orgullo mientras se cobijaba bajo la sombre de la nave.

TinHinan observó con los ojos muy abiertos aquel modelo obsoleto de transbordador. Viejo, cascado y chapado a remiendos por todas partes. Un transporte poco seguro para paseos intergalácticos y un féretro feo y hostil si un viaje acababa en tragedia.

- ¿En serio esa cafetera voladora es capaz de surcar el espacio? – ladeó la cabeza en un gesto de incredulidad. Su pregunta, aunque dolía como un puñal, no albergaba malicia alguna. Simplemente nacía de la duda, más que razonable, que crecía en la cabeza de la médico.

- ¿Que le has llamado QUÉ COÑO a MI transbordador?

Azafrán paró en seco y se volvió con una mirada rabiosa. Su compañero se apresuró a ponerse entre ambas. Azafrán no sólo estaba dispuesta a matar por su nave. También estaba dispuesta a matar por el honor de su nave. Y, aunque era verdad que el Flying Mariposita bien podría ser una cafetera voladora, nunca nada ni nadie se lo haría ver a su orgullosa capitana.


***


- Yo no tengo nombre, así que llámame como quieras – Azafrán accionaba botones y pequeñas palancas, a lo que la nave respondía iluminando el cuadro de mandos y sacando al motor de su letargo.

- Para mí es Azafrán… – apuntó el muchacho – mira, puedes sentarte ahí. Sujeta bien al chucho – Rischa señalaba un pequeño saliente con arneses.

- Aquí el bocazas es Rischa – apuntó la piloto sin volverse.

- Encantada, me llamo TinHinan – contestó mientras se ajustaba las cinchas y abrazaba a  Kella contra su pecho con fuerza. Azafrán siguió hablando.

- Regla número uno, la regla de oro: YO ESTOY AL MANDO. Si me muero, y sólo si me muero, lo está Rischa. Si pierdo el conocimiento, enloquezco o me da un maldito ictus, sigo estando al mando. ¿Queda claro?

- Clínicamente muerta. Entiendo el concepto – respondió TinHinan con un gesto de asentimiento.


- Genial, pues sentad el culo y agarraos bien. Os habla vuestra capitana sin nombre. Nos vamos al espacio, donde la temperatura media será de -266 ºC salvo cuando nos acerquemos a alguna estrella. En aproximadamente dos horas se servirá la cena en el salón comedor. Sean buenos, mantengan los miembros dentro del transbordador y todo irá bien.

lunes, 25 de noviembre de 2013

El paradero de la mujer azul


Sacar información acerca del paradero de la mujer azul a la que llamaban TinHinan no había sido cosa fácil. La mayor parte de Lond permanecía aislada por cuarentena, y en el pequeño puerto espacial que quedaba abierto a extranjeros, sanos y equipos de ayuda nadie parecía saber nada. Nadie excepto aquel chaval. Azafrán lo había sabido nada más preguntarle: mejillas lívidas, mirada errática, parpadeos convulsos. Una mentira.

Mentía cuando decía no saber de quién hablaban. Y no estaban dispuestos a dejarlo ir sin más… por fortuna, reconoció a la pequeña droide blanca y su mera presencia pareció bastar para convencerle de que el grupo no buscaba a la famosa TinHinan con malas intenciones. Al parecer, su desinteresada humanidad había despertado tantas simpatías entre el vulgo como hostilidades entre aquellos que ahora la buscaban para juzgarla. En cualquier caso, su índice de popularidad no era asunto de ellos.

Al parecer, estaba en una estación de repostaje, a apenas cuatro horas de Lond. Un escondite muy poco creativo, pensó Azafrán. Su experiencia como cazarrecompensas le decía que no tardarían en dar con la médico si ésta no se daba prisa en poner años luz de por medio. Pero por ahora les convenía que se hubiese estado quieta, cuanto más fácil y rápido fuese devolverle a la androide, antes podrían olvidarse todos de aquel trabajo de mierda.


Charming: ¡Eh, mirad allí… es Kella! ¡Kella!

Azafrán: ¿Y Kella quién coño se supone que es?

Rischa: ¿Un chucho?


Charming: Es la loba lunar de Tin… eso es que no puede estar lejos.

Azafrán: Ah, cojonudo… ¿y sabes cómo hacer que el puto Lassie nos lleve hasta su dueña? Porque esa sería la primera buena noticia del mes.


Charming: No puedo procesar… la pregunta… ¿Lassie?

Rischa: (Aza, le vas a fundir un fusible a la hojalata si sigues hablándole así).


TinHinan: ¿Kella? ¡La madre que… CHARMING! ¡Oh, Charming, has llegado hasta aquí!


Charming: Sí, estos dos… estas dos personas me trajeron hasta aquí.

TinHinan: Vaya… muchísimas gracias en serio. ¿Son ustedes los que la llevaron hasta Mysysy? Han conseguido salvar muchas vidas y…


Rischa: Deberías largarte de aquí. Cuanto antes, en serio. Si te buscan, empezarán por mirar en puertos y estaciones de repostaje. Y esta está muy cerca de Lond...


Azafrán: ¡Rischa! Esto… ejem. ¿Me permites que hable un momento con mi querido compañero del alma a solas? Me acabo de acordar de un asunto importantísimo que se me ha olvidado comentarle… gracias.


Azafrán: ¿Pero se puede saber a ti qué coño te pasa? Hemos cumplido más que de sobra nuestra parte. Nosotros ya no tenemos nada que hacer aquí. No pintamos nada… y vamos a largarnos.

Rischa: ¡Sólo intentaba ayudarla! Si se queda aquí la cogerán.

Azafrán: Eso, aparte de ser cierto… ¿sabes qué es? ¡Asunto de otro! De ella, de alguien a quién ella le importe. De su novio, su madre o su perro. Pero no nuestro.

Rischa: No creo que aquí tenga muchas opciones… podíamos llevárnosla.

Azafrán: ¿QUÉ? ¿Pero qué…? ¡¿Se te ha ido la cabeza o qué?!

Rischa: Es médico…


Azafrán: Sí, y ya sabes lo que son los médicos. Les basta una cuchilla de dos centímetros para dejarte cojo para toda la vida. Pueden atravesarte el cuerpo de lado a lado con agujas sin ni siquiera hacerte sangrar. Los torturadores más sádicos que he conocido, todos, tenían alguna noción de medicina.

Rischa: Em… otro día hablaremos de lo preocupante de tu pasado. Pero ahora céntrate… no tiene por qué ser una psicópata. De hecho... bueno, no tenemos nada que nos haga pensar que lo es. 


Azafrán: ¡Ni que no lo es! Además es una fugitiva buscada por la Federación Alfa-25.


Rischa: Por Dios… ¡la buscan por ayudar a gente! Oye, por lo que sabemos… puede sernos de ayuda. Los médicos curan a la gente, ¿entiendes? Ese es su trabajo. ¿Y si… no sé, y si vuelve a darte un ataque de apendicitis en medio del espacio?

Azafrán: Rischa, sólo tenemos un jodido apéndice y de aquella a mí me lo extirparon, ¿entiendes?


Rischa: Sí, y te lo sacaron médicos. Como a mí también me han curado médicos cada uno de los cinco balazos que he tenido. Por eso no veo a qué viene esa desconfianza.

Azafrán: ¡Ahhhhhhhhhhhhhhggggggggg! ¡Está bien! ¿Si la llevamos con nosotros, TE CALLAS?

Rischa: Lo prometo.



***********************



Anterior a esta historia . . .

Posterior a esta historia . . .

lunes, 18 de noviembre de 2013

10 cosas sobre... Donau

donau_blau

  1. Donau en alemán significa Danubio y es el nombre cariñoso que le pone Herbert a la sirena porque fue encontrada en el nacimiento de dicho río. Aunque Herbert no cree en misticismos y es un científico muy cartesiano, en cierto modo la considera hija de río.
  2. Es una criatura extraña, con pequeños detalles que recuerdan a éste animal y a aquél… pero lo cierto es que tanto su origen como su afiliación filogenética son un misterio.
  3. Su lamento es un sonido armónico y melodioso. Un poeta diría que sus lágrimas están hechas de música.
  4. Después de ser capturada, pasa a ser propiedad de Volker, presidente y socio fundador de CherryBomb Entertaiment, empresa líder en el sector del ocio y el espectáculo.
  5. Después de un breve período de análisis, Donau es exhibida como atracción de feria en un delfinario para gran dolor de Herbert, que se ve obligado a transigir: oponerse a la voluntad de Volker supondría perder para siempre la oportunidad de estar cerca de la sirena.
  6. A Herbert le gustaría poder estudiarla en libertad, pero para ello tendría que poner a la opinión pública de su parte o demostrar que la criatura es humana (o lo más humana posible). Michael, su becario, es la mano en la sombra que promueve por las redes lo penoso del cautiverio de Donau. Mientras, Herbert intenta determinar hasta qué punto es humana…
  7. El carácter de Donau es introvertido, triste y agresivo. Vive aterrada contemplando la crueldad sin límites de las personas que la mantienen en cautiverio a ella y a otras criaturas similares. Todo por pura diversión…
  8. Se alimenta mayoritariamente de pescado crudo y pequeños crustáceos de agua dulce.
  9. Es mucho más inteligente de lo que parece. Y es esa misma inteligencia la que la llama a comportarse con cautela…
  10. Si pudiese se abriría paso a empujones, dientes y sangre hasta su dulce hogar, en el lecho del río… no hay nada que lamente más que haberse dejado capturar.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Comienza la búsqueda



Azafrán: ¡Ah, estáis ahí! Por fin os encuentro…




Azafrán: ¿Tenéis algo? ¿No? Por qué no me extraña… ¿crees que estar ahí zampando es forma de buscar a nadie?

Rischa: Disculpe usted. Yo es que como no fui cazarrecompensas profesional, no tenía ni idea de que buscar a alguien era un trabajo incompatible con comer… además estoy hasta los cojones de las raciones liofilizadas y la sopa de sobre.




Azafrán: Menos mal que hay alguien aquí que no piensa con el estómago… yo sí que he descubierto algo. Tengo una noticia buena y una mala.




Rischa: No, por favor, otro mal chiste de noticias buenas y malas no…

Charming: ¿Chiste?

Rischa: Seh… son típicos los chistes del capitán que llega con una noticia buena y otra mala… ¿nunca oíste uno? Pues te vas a hartar.




Azafrán: ¿Cuál queréis oír primero, la buena o la mala?

Rischa: Elije la droide, por aquello de que esta estupidez es nueva para ella.




Charming: Por fortuna soy capaz de generar una respuesta totalmente aleatoria… no parece una cuestión que merezca ponderar con atención las opciones. Primero la… mala.




Azafrán: Pues bien, la mala es que tu amiga la marciana se ha metido en un pequeño lío… está en búsqueda y captura.




Rischa: ¡Superior! Ahora sí que nos va a tocar jugar a cazarrecompensas.

Azafrán: La buena, es que si la están buscando… ¡es porque todavía no la han encontrado! Y nosotros daremos primero con ella…




Azafrán: Así que hacedme hueco. Comemos algo y… ¡empieza la caza!

Rischa: ¡Hey Aza, eso es mío! ¡Pídete tu propia comida!



***********************

Anterior a esta historia . . .

Posterior a esta historia . . .

jueves, 29 de agosto de 2013

Interrogatorio




Rischa: En general me ponen bastante las mujeres bonitas manejando maquinaria pesada. Quiero decir que… sólo somos colegas, ¿eh? Pero me encanta ver a Azafrán a los mandos del transbordador… o de cualquier otra cosa. Es una gran piloto. La mejor que conozco.




Comisario: Entonces usted se llama…
TinHinan: ¿No aparece mi nombre en esos informes?
Comisario: Aquí las preguntas las hago yo, señorita. Su nombre. Y su profesión.
TinHinan: Me llamo TinHinan. Veterinaria y colaboradora voluntaria con Cura para la Galaxia.




Rischa: Claro que… paso mucho tiempo a solas con ellas. Es una nave pequeña al fin y al cabo. Además, el espacio está tan vacío… uno podría morirse del aburrimiento. Y yo… bueno, soy humano, no soy de piedra… y claro que tengo fantasías con ellas. Es lo natural, supongo.




Comisario: Así que… no tiene nombre.
Azafrán: No señor, no lo tengo. ¿Y sabe qué? Es cojonudo, porque así cada uno puede llamarme como quiera. ¿Qué quiere usar el que pone en mi Identificación? Adelante, hágalo. Por qué no. Es uno de mis nombres, y no es ni mejor ni peor que los otros. Pasa que hace mucho tiempo que nadie lo usa y lo tengo un poco oxidado. Se me hace… raro. Y si ya lo acompaña del rango militar directamente me suena a ruso de antes de la Tercera Guerra Mundial…




TinHinan: Desconozco la ocupación de mis compañeros. Yo sólo viajo como pasajera. Pero dudo que hagan algo… ilegal. Ni siquiera algo punible. Ambos me parecen personas serias, rectas, decentes.




Rischa: A menudo sueño con… nosotros, en cualquiera de las combinaciones posibles. A veces estoy yo con alguna de ellas… otras están ellas dos juntas. Pero sobre todo me gustan cuando salimos los tres… ya sabe. Esos son brutales.




Comisario: ¿Alguna vez ha ejercido la medicina sin estar cualificada para ello?
TinHinan: Jamás. Mis labores con lo que la ley llama “criaturas superiores” se han limitado a ejercer como auxiliar médico. Nunca he llevado a cargo trabajos que escapasen a mi formación o categoría.




Comisario: Sabe que la mujer que viaja con ustedes, TinHinan, está buscada por la Federación Alfa-25 y en su territorio es considerada una fugitiva.
Azafrán: Oiga, usted no sabe de quién está hablando. No tiene ni puta idea de lo que esa “mujer” es capaz de hacer. Es la maldita criatura más humana de la galaxia. La he visto pringada de vísceras, sangre, mierda… hasta las cejas. Completamente impasible… movida únicamente por el impulso de ayudar a los demás. No le importa ensuciarse las manos, contagiarse, enfermar… está por encima de todo eso. Le he visto plantarle cara a heridas que revolverían las entrañas de sus más duros veteranos de guerra. Por favor, si ni siquiera los deja matar a las polillas. Siempre las coge con las manos, es asqueroso, y las echa fuera para que puedan volar libres…




Comisario: Sabe que si volásemos hasta el territorio de la Federación Alfa-25 y diésemos aviso…
TinHinan: No lo harán.
Comisario: ¿Qué? ¿Cómo se atreve?
TinHinan: No era una pregunta, sino una afirmación. No lo harán. O mejor dicho, no lo hará. ¿Y sabe por qué? Porque voy a darle una información valiosísima de forma gratuita y desinteresada. Y no se la voy a dar a cambio de que nos suelte. Simplemente se la voy a dar porque creo que alguien debería decírselo. Mal de Kömm. Es genético y hereditario, ligado al cromosoma Y. Su hijo, ahí fuera, también la padece. Para usted haría falta un tratamiento de por vida. Ya ha perdido prácticamente el ojo derecho y está empezando a fallarle el izquierdo.
Comisario: ¿Pero qué…? ¿Cómo sabes…?
TinHinan: Oh, usted y su hijo tienen un parecido físico bastante razonable. Y así a ojo… se llevan una generación. Pero, sobre todo, llevan el mismo apellido grabado es esa chapita metálica que les cuelga del pecho. Distinto rango, mismo nombre de familia. Dos generaciones o más en el cuerpo. Debe estar orgulloso.




Rischa: ¿En serio que aquí no se puede fumar?




Azafrán: Es tádagra de nivel tres. Y eso quiere decir que jamás come nada que haya perdido la vida para alimentarla a ella. ¿Se imagina qué mierda de dieta? Es una loca… una puta tarada enamorada de la vida, de la energía y de la luz. Un auténtico ángel azul que siempre antepone a los demás por encima de ella. Con una mascarilla y un par de guantes de látex se hundiría en el mismísimo Infierno para rescatar a la más miserable forma de vida que pueda concebir la imaginación…




TinHinan: Una catarata no operable… ya, eso le han dicho. ¿Me permite preguntarle cuánto tiempo hace que no le ve un médico que no sea del cuerpo? No hace falta que me conteste, lo puedo adivinar. Como poco, años. ¿Y sabe por qué nunca le han diagnosticado en mal de Kömm? Porque la Policía no comprende en su seguro médico ese tipo de enfermedades crónicas. Los tratamientos de por vida son demasiado caros. Alargar la existencia no útil de sus miembros es inaceptable, y por ello permiten que su vista se deteriore sin pausa… 




Rischa: De Tin, la llamamos cariñosamente “Tin” porque es más corto, tengo poco que contar. Que tiene unas tetas enormes. Azafrán la tiene más pequeñas, de pezones rosados… como más de niña. Sí, hemos estado muchos años juntos, se las he visto. A Tin no. Bueno, por encima de la ropa… que ya es suficiente. No sabría decir… pero creo que no podría coger una en mi mano…




Azafrán: Pero es fiel y leal como un perro. Su corazón… está limpio, si es que lo tiene debe ser de cristal. Yo la seguiría sin dudarlo. Adonde sea, como sea. Creo totalmente en ella y en su criterio. Mataría por ella. 




TinHinan: Seh… quizás sea un farol, quién sabe. Hasta que no consulte a un especialista independiente no podrá saber si digo la verdad o no. Pero la duda es suficiente, ¿verdad?
Comisario: No me gustan nada los trucos de mentalismo barato.
TinHinan: Es un diagnóstico, no mentalismo. Aunque he de reconocer la que la medicina no es una ciencia exacta. Pero he visto tantas cosas… la experiencia es una fuente de conocimiento vital en mi campo. Una recoge datos… y elabora hipótesis.
Comisario: Ellos… ¿también se ha ganado su confianza con los mismos trucos? Sus compañeros… o más bien su compañera habla maravillas de usted.
TinHinan: Sí, ella le diría que puedo curarle a usted y a todos los varones venideros de su familia. Pero eso no es cierto. Yo puedo darle la clave, pero lo que haga con ella depende sólo de usted. ¿Entregaría a una persona que le ayudó de forma interesada? ¿Dejaría escapar a una mentirosa que se excedió en sus funciones de curandera de bichos? Si fuese mentalista podría darle una respuesta. Y sin embargo, voy a quedarme aquí sentada a ver qué hace. Simplemente.




Rischa: Sabe esa típica escenita ridícula de peli de amoríos… ella viene triste, alicaída; yo me comporto como todo un galán, llora en mi hombro, yo la consuelo, me implico, ella se abre a mí… vamos, que acabamos follando salvajemente en una alocada noche de pasión y desenfreno. Pues bien, eso a bordo del Flying Mariposita no pasa JA-MÁS.




Comisario: No sé quién es usted, no sé si nació con un nombre distinto al que figura oficialmente. Pero sí sé una cosa seguro: que no me importa lo más mínimo. La identificación biométrica de su retina confirma que es usted la Sargento Técnico Estrada. No es un nombre que me diga gran cosa, pero sin duda tiene conocidos influyentes. Hay quien… ha intercedido por usted, insistiendo en que no podemos retenerla ni a usted ni a su nave sin pruebas. Así que, dado que no hemos encontrado nada irregular y los problemas de su compañera quedan fuera de nuestra jurisdicción, pueden marcharse.