jueves, 29 de agosto de 2013

Interrogatorio




Rischa: En general me ponen bastante las mujeres bonitas manejando maquinaria pesada. Quiero decir que… sólo somos colegas, ¿eh? Pero me encanta ver a Azafrán a los mandos del transbordador… o de cualquier otra cosa. Es una gran piloto. La mejor que conozco.




Comisario: Entonces usted se llama…
TinHinan: ¿No aparece mi nombre en esos informes?
Comisario: Aquí las preguntas las hago yo, señorita. Su nombre. Y su profesión.
TinHinan: Me llamo TinHinan. Veterinaria y colaboradora voluntaria con Cura para la Galaxia.




Rischa: Claro que… paso mucho tiempo a solas con ellas. Es una nave pequeña al fin y al cabo. Además, el espacio está tan vacío… uno podría morirse del aburrimiento. Y yo… bueno, soy humano, no soy de piedra… y claro que tengo fantasías con ellas. Es lo natural, supongo.




Comisario: Así que… no tiene nombre.
Azafrán: No señor, no lo tengo. ¿Y sabe qué? Es cojonudo, porque así cada uno puede llamarme como quiera. ¿Qué quiere usar el que pone en mi Identificación? Adelante, hágalo. Por qué no. Es uno de mis nombres, y no es ni mejor ni peor que los otros. Pasa que hace mucho tiempo que nadie lo usa y lo tengo un poco oxidado. Se me hace… raro. Y si ya lo acompaña del rango militar directamente me suena a ruso de antes de la Tercera Guerra Mundial…




TinHinan: Desconozco la ocupación de mis compañeros. Yo sólo viajo como pasajera. Pero dudo que hagan algo… ilegal. Ni siquiera algo punible. Ambos me parecen personas serias, rectas, decentes.




Rischa: A menudo sueño con… nosotros, en cualquiera de las combinaciones posibles. A veces estoy yo con alguna de ellas… otras están ellas dos juntas. Pero sobre todo me gustan cuando salimos los tres… ya sabe. Esos son brutales.




Comisario: ¿Alguna vez ha ejercido la medicina sin estar cualificada para ello?
TinHinan: Jamás. Mis labores con lo que la ley llama “criaturas superiores” se han limitado a ejercer como auxiliar médico. Nunca he llevado a cargo trabajos que escapasen a mi formación o categoría.




Comisario: Sabe que la mujer que viaja con ustedes, TinHinan, está buscada por la Federación Alfa-25 y en su territorio es considerada una fugitiva.
Azafrán: Oiga, usted no sabe de quién está hablando. No tiene ni puta idea de lo que esa “mujer” es capaz de hacer. Es la maldita criatura más humana de la galaxia. La he visto pringada de vísceras, sangre, mierda… hasta las cejas. Completamente impasible… movida únicamente por el impulso de ayudar a los demás. No le importa ensuciarse las manos, contagiarse, enfermar… está por encima de todo eso. Le he visto plantarle cara a heridas que revolverían las entrañas de sus más duros veteranos de guerra. Por favor, si ni siquiera los deja matar a las polillas. Siempre las coge con las manos, es asqueroso, y las echa fuera para que puedan volar libres…




Comisario: Sabe que si volásemos hasta el territorio de la Federación Alfa-25 y diésemos aviso…
TinHinan: No lo harán.
Comisario: ¿Qué? ¿Cómo se atreve?
TinHinan: No era una pregunta, sino una afirmación. No lo harán. O mejor dicho, no lo hará. ¿Y sabe por qué? Porque voy a darle una información valiosísima de forma gratuita y desinteresada. Y no se la voy a dar a cambio de que nos suelte. Simplemente se la voy a dar porque creo que alguien debería decírselo. Mal de Kömm. Es genético y hereditario, ligado al cromosoma Y. Su hijo, ahí fuera, también la padece. Para usted haría falta un tratamiento de por vida. Ya ha perdido prácticamente el ojo derecho y está empezando a fallarle el izquierdo.
Comisario: ¿Pero qué…? ¿Cómo sabes…?
TinHinan: Oh, usted y su hijo tienen un parecido físico bastante razonable. Y así a ojo… se llevan una generación. Pero, sobre todo, llevan el mismo apellido grabado es esa chapita metálica que les cuelga del pecho. Distinto rango, mismo nombre de familia. Dos generaciones o más en el cuerpo. Debe estar orgulloso.




Rischa: ¿En serio que aquí no se puede fumar?




Azafrán: Es tádagra de nivel tres. Y eso quiere decir que jamás come nada que haya perdido la vida para alimentarla a ella. ¿Se imagina qué mierda de dieta? Es una loca… una puta tarada enamorada de la vida, de la energía y de la luz. Un auténtico ángel azul que siempre antepone a los demás por encima de ella. Con una mascarilla y un par de guantes de látex se hundiría en el mismísimo Infierno para rescatar a la más miserable forma de vida que pueda concebir la imaginación…




TinHinan: Una catarata no operable… ya, eso le han dicho. ¿Me permite preguntarle cuánto tiempo hace que no le ve un médico que no sea del cuerpo? No hace falta que me conteste, lo puedo adivinar. Como poco, años. ¿Y sabe por qué nunca le han diagnosticado en mal de Kömm? Porque la Policía no comprende en su seguro médico ese tipo de enfermedades crónicas. Los tratamientos de por vida son demasiado caros. Alargar la existencia no útil de sus miembros es inaceptable, y por ello permiten que su vista se deteriore sin pausa… 




Rischa: De Tin, la llamamos cariñosamente “Tin” porque es más corto, tengo poco que contar. Que tiene unas tetas enormes. Azafrán la tiene más pequeñas, de pezones rosados… como más de niña. Sí, hemos estado muchos años juntos, se las he visto. A Tin no. Bueno, por encima de la ropa… que ya es suficiente. No sabría decir… pero creo que no podría coger una en mi mano…




Azafrán: Pero es fiel y leal como un perro. Su corazón… está limpio, si es que lo tiene debe ser de cristal. Yo la seguiría sin dudarlo. Adonde sea, como sea. Creo totalmente en ella y en su criterio. Mataría por ella. 




TinHinan: Seh… quizás sea un farol, quién sabe. Hasta que no consulte a un especialista independiente no podrá saber si digo la verdad o no. Pero la duda es suficiente, ¿verdad?
Comisario: No me gustan nada los trucos de mentalismo barato.
TinHinan: Es un diagnóstico, no mentalismo. Aunque he de reconocer la que la medicina no es una ciencia exacta. Pero he visto tantas cosas… la experiencia es una fuente de conocimiento vital en mi campo. Una recoge datos… y elabora hipótesis.
Comisario: Ellos… ¿también se ha ganado su confianza con los mismos trucos? Sus compañeros… o más bien su compañera habla maravillas de usted.
TinHinan: Sí, ella le diría que puedo curarle a usted y a todos los varones venideros de su familia. Pero eso no es cierto. Yo puedo darle la clave, pero lo que haga con ella depende sólo de usted. ¿Entregaría a una persona que le ayudó de forma interesada? ¿Dejaría escapar a una mentirosa que se excedió en sus funciones de curandera de bichos? Si fuese mentalista podría darle una respuesta. Y sin embargo, voy a quedarme aquí sentada a ver qué hace. Simplemente.




Rischa: Sabe esa típica escenita ridícula de peli de amoríos… ella viene triste, alicaída; yo me comporto como todo un galán, llora en mi hombro, yo la consuelo, me implico, ella se abre a mí… vamos, que acabamos follando salvajemente en una alocada noche de pasión y desenfreno. Pues bien, eso a bordo del Flying Mariposita no pasa JA-MÁS.




Comisario: No sé quién es usted, no sé si nació con un nombre distinto al que figura oficialmente. Pero sí sé una cosa seguro: que no me importa lo más mínimo. La identificación biométrica de su retina confirma que es usted la Sargento Técnico Estrada. No es un nombre que me diga gran cosa, pero sin duda tiene conocidos influyentes. Hay quien… ha intercedido por usted, insistiendo en que no podemos retenerla ni a usted ni a su nave sin pruebas. Así que, dado que no hemos encontrado nada irregular y los problemas de su compañera quedan fuera de nuestra jurisdicción, pueden marcharse.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Mysydy

[CAMINO DE MYSYDY]

Rischa: ¿Y qué demonios hay en Mysydy?

Azafrán: La mayor central de telecomunicaciones en poder del periodismo independiente. Se trata de una luna artificial, pequeña, llena de antenas, con una superficie habitable de apenas 300 km².

Rischa: ¿Te lo estás inventando? No, en serio, ¿cómo puedes saber todo eso?

Azafrán: No lo sé. Lo he mirado en las cartas de navegación, evidentemente.







[MYSYDY]



Charming: …fin del comunicado.



Rischa: Dios…

Azafrán: Su puta madre.



Operadora: Ven por aquí, pequeña. Te conectaremos ahora mismo a los tres canales principales para que transmitas la noticia…



Rischa: No entiendo nada. ¿Entonces había una epidemia en Lond? ¿Cómo pudo el gobierno cerrar las fronteras sin más para dejar que muriera la gente…?



Azafrán: Supongo que es una solución primitiva, se usaba contra la peste y cosas así.

Rischa: Ahora entiendo por qué todo el mundo tenía miedo de hablar.



Azafrán: Pues yo espero que una vez cumplida su misión, la hojalata se muestre más comunicativa. Tengo muchas preguntas que hacerle… y vamos a tener que deshacernos de todo lo que recibimos como pago. No creo que nadie vea con buenos ojos que ahora nos dediquemos a saquear enfermos. No querrán comprar algo robado al pueblo trending topic en tragedias. Tenemos una reputación que mantener.



Rischa: Nos está saliendo cara la maniobra… humanitaria. ¿Y qué piensas hacer con la carga?

Azafrán: Iremos a Lond y… lo tiraremos por ahí. Avisaremos con una llamada anónima de su posición, que lo recojan y se encarguen ellos. Así de paso llevamos a la droide con su dueña. A ella también me gustaría preguntarle unas cuantas cosas.