miércoles, 21 de octubre de 2015

Dulces e incomprendidas

r1

No poder mostrar en público mi talento como invocadora ha terminado metiéndome en un aprieto.

r2

Ya no es sólo que no tenga amigas, ahora además me va a costar mi historial académico.

r3

El Jardín considera que la invocación es un arte prohibido y que nadie debería pasar al submundo.

r4

Por eso, aunque me cueste mis estudios mágicos, seguiré manteniendo el secreto. No sé por qué recibí este don, pero sé que tengo que usarlo bien…

r5

… para cuidar a todas las criaturas, dulces e incomprendidas, que habitan aquí.


*******************************


Dulcefotillo extra:

r6