lunes, 29 de octubre de 2012

El trabajo de Osen




Ser un Hada de las Estaciones es un trabajo precioso.



Yo me encargo de traer el otoño a los bosques. Teñir las hojas de oro y cobre, enfriar el agua de los ríos, despertar a las setas…



Mi único pesar es que no se nos permite amar. Y yo sé que no estoy sola en este bosque.



Oigo como sus ovejas balan y pisotean. Veo sus rizos blancos brillando al sol… y entre ellas siempre está él, su pastor.



Pero siempre me quedo paralizada, escondida entre las sombras. Cuánto me gustaría poder conocerlo…